Submit a New Listing

Estadio olímpico de gimnasia.

/ / /

autora: Lara Muñoz.

 

Ante la necesidad programática que se plantea en el enunciado, se decide hacer un estadio que vaya más allá, creado desde lo natural, desde el entorno, de fuera a dentro, se podría entender como la antitesis de un estadio convencional.

Este, nace desde las necesidades del lugar, consiguiendo, a través de la complejidad formal y funcional, cubrir las necesidades que requiere un estadio y a su vez conseguir que este edificio sea reaprovechado como centro dotacional para el barrio, todo ello, sin perder los valores del lugar donde esta integrado.
El proyecto se sitúa en el PARQUE DE ARGANZUELA, en la rehabilitación urbanística de Madrid Rio, en Madrid, España, aprovechando sus cualidades paisajísticas (orillas del Río Manzanares) y las dimensiones del solar, para conseguir la idea del proyecto: Un estadio dentro del Parque.

El proyecto consiste en la creación de un Estadio Olimpico de Gimnasia, pero dotacionalmente, ES ALGO MÁS QUE UN ESTADIO, tiene un gran valor añadido,
el futuro uso de “este parque”, paisaje al exterior , y centro multidotacional, (polideportivo y cultural), en el interior.
Poder recuperar un espacio tan grande después de las olimpiadas. Consiguiendo así máximo aprovechamiento del lugar sin perder sus valores urbanos.
Asi se consigue DOTAR AL BARRIO de posibles usos (en el lugar del estadio), evitando un estadio con un uso PERECEDERO.

Este proyecto nace del esfuerzo de integrar un edificio de tal escala (en todos los sentidos) dentro de la trama urbana, sin que suponga una barrera y conseguir que los valores paisajísticos y urbanísticos destaquen por encima de los valores propios de un estadio convencional.
Consiguiendo de esta manera, RECUPERAR los MARGENES DEL RÍO, DAR CONTINUIDAD al valor del río y a los ESPACIOS VERDES (MADRID) a su paso por el NUCLEO URBANO.
Aportando al Barrio un importante núcleo dotacional, semienterrado bajo el parque, con un impacto paisajístico mínimo, ya que la cubierta del proyecto, será la continuidad del paisaje.

 

La cubierta, es uno de los elementos más importantes en ésta obra debido a su complejidad. Entendida como una quinta fachada natural, cuya piel estética y bioclimática, recrea una topografía para camuflar un edifico en un parque.
Su construcción se basa en una doble piel formada por una piel estructural-constructiva, resuelta mediante una cubierta ligera, sobre la cual se coloca la piel exterior: función estética y bioclimática.
El proyecto se entiende como parte del parque en donde se pierden los limites del proyecto a través de la forma y la textura.
Esta continuidad entre los espacios se consigue a través de accesos semiexteriores, que se producen a través de los desniveles de la cubierta creándose así, las distintas maneras de entender el edificio.

Los principales valores del proyecto se muestran en la cubierta: integración en el lugar, idea de topografía, complejidad formal y constructiva y los valores bioclimaticos que se consiguen gracias a esta doble piel, que funciona como una fachada (cubierta) ventilada. Consiguiendo una piel innovadora y funcional (con zonas transitables) con un complejo diseño, solucionado de una forma natural.

Definición constructiva de la cubierta:

Partiendo de un proyecto de gran complejidad estructural y formal, se busca un sistema, el cual, sin perder las intenciones de proyecto, y cumpliendo las necesidades espaciales (que exige un estadio, salón de actos…etc) sea coherente con la jerarquía del orden estructural y constructivo que existe y eficaz, desde el punto de vista de conseguir resolver una geometría compleja a partir de sistemas sencillos con ideas claras y potentes que evidencian las intenciones del proyecto a todas las escalas.

La complejidad formal de la cubierta, se resuelve a través de un sistema de pórticos (6-7,5 m)formado por perfiles de acero doble T, de sección variable, cuya geometría va variando para adaptarse a los distintos espacios, hasta tocar con el terreno.

Estos pórticos se apoyan en unas grandes vigas en V que unifican todo el proyecto. Marcando fuertemente la dirección longitudinal, que esta presente a lo largo de todas las fases del proyecto.
Estructuralmente funciona como una espina de pez, en donde las vigas funcionan como columna vertebral y los pórticos son las costillas de este gran esqueleto que conforma la gran cubierta.

La cubierta, es uno de los elementos más importantes. (Debido a su complejidad). Funcionando como quinta fachada del proyecto.

Su construcción se basa en una doble piel que consta de una cubierta ligera sobre el cual se coloca la subestructura metálica que conforman la doble piel.

Se busca un sistema genérico para toda la cubierta, al que se añade una capa de recubrimiento exterior, que aporta la complejidad buscada (con un sistema interior más modulado).
Sobre esta estructura, se apoyaran los pavimentos y recubrimientos (aplacado hormigón aligerado y madera de iroko, paneles fototérmicos y fotovoltaicos) a través de los cuales pasara el agua.

Gracias a este sistema, los materiales se pueden disponer con mayor libertad, generando diferentes texturas con un mismo material.

El proyecto desde el comienzo tiene como principal intención la integración con el parque, entendiendo el proyecto como “algo” natural, y llevando este concepto hasta el final del proyecto.
Mostrándose en el recorrido natural que hace el agua a través de escorrentias como el sistema de evacuación de pluviales de la cubierta.
Esto se consigue gracias a la forma de la cubierta, dividida en franjas, esto hace que el agua se canalice de forma natural, (gracias a las inclinaciones de la cubierta, esta se consigue desaguar con facilidad). Con un sistema de impermeabilización CONIROOF 2110, crea una película de estanquidad óptima para este tipo de casos.

Todo este sistema se realiza en una piel inferior “constructiva” sobre la que se coloca el velo exterior, una segunda piel de acabado, permeable, que es atravesada por el agua. Evitando así el agua en la piel exterior (principalmente) madera.

El agua es llevada hasta los aljibes (cubierta ajardinada tipo intemper) que tienen una doble función diluir el limite del proyecto en su contacto con el terreno, (gracias a la vegetación) y poder utilizar todo el agua acumulada para el riego de la superficie ajardinada del proyecto (parque de Arganzuela).

Ficha del Proyecto

Título:

Estadio olímpico de gimnasia.

Arquitecto:

Lara Muñoz Martínez

Año del Proyecto:

2009

Área del Proyecto:

Download PDF
Descarga este proyecto en formato PDF (no incluye la galería)

Comentarios

Return to Top ▲Return to Top ▲