Submit a New Listing

Universidad Viña del Mar

/ / / /

Este campus situado sobre los cerros de la ciudad de Viña del Mar, en un terreno de 20 hectáreas con vistas a la ciudad, a la bahía de Valparaíso y al océano Pacífico, intenta crear un lugar singular para dar forma a una vida universitaria que haga posible cierta relación entre estudio y contemplación.
Los distintos cuerpos que componen el conjunto conforman un patio protegido, cuyas graduadas aberturas, enlazando la proximidad con la lejanía, orientan el espacio respecto a la extensión y prolongan el patio en un gran parque que se extiende por los faldeos.
Se propone que el nuevo estado de libertad que para los alumnos supone la universidad, respecto al colegio, se haga realidad al habitarla. Por ello las circulaciones y las detenciones se vuelven múltiples: siempre es posible elegir entre diversos caminos -para ir de un lugar otro- y entre una variedad de lugares para permanecer, dentro de una espacialidad no homogénea cuyos giros y pliegues, cambios de tamaño y graduaciones entre la penumbra y lo iluminado, construyen una respiración espacial. Esta se articula desde el espacio concebido como vacío interno, desplegado a partir del espaciamiento de los suelos. No se trata de pisos diferentes sino de un acorde de múltiples suelos a distintos niveles, acentuados por la presencia de diversos cuerpos suspendidos, a distintas alturas, que enlazados por rampas y pasarelas, constituyen lugares de detención que acogen distintos programas.
Ligar la continuidad para el pie con la variación para el ojo -recorridos fluidos y visiones cambiantes del espacio-, permite distender el cuerpo y despertar los sentidos. Es el modo como la experiencia de habitar la universidad se encuentra con la forma. Pues la educación podría entenderse como el enseñar y aprender a dar forma; a las cosas a los actos, a las maneras; a las ocurrencias…a nuestro propio pensamiento. Pues la educación vence la resistencia que pone lo informe. La arquitectura, tocando nuestros sentidos puede despertar esa apetencia que, en distintos grados, todos tienen por la forma. Tal puede ser la relación entre arquitectura y educación.

Comentarios

Return to Top ▲Return to Top ▲